Inicio » El Blog » ☕🏗 Mucha Arquitectura, más Café. Para todo, Procesos

☕🏗 Mucha Arquitectura, más Café. Para todo, Procesos

Desde tiempos remotos hemos dicho que los arquitectos son bebedores de café por excelencia. Y es que la cafeína es uno de los buenos amigos para mantenerse despierto (aunque a mí no me funcione), y un arquitecto necesita mucho de esto. Esta vez la historia va del café, de la arquitectura y de procesos.

Escucha nuestro podcast aquí.

café, arquitectura y procesos

Vengo de una familia cafetalera, pero irónicamente no tomo café desde siempre. Fue gracias a Dani (mi mejor amigo y fiel compañero de carrera) que comencé a tomar café, en primer semestre de la universidad. No sé cómo había vivido tanto tiempo sin hacerlo, pero da mucha felicidad haber empezado en buena compañía. 😏

Desde pequeña viendo como el nonno sembraba cafetos, recogía sus frutos, los lavaba, cilindraba, secaba en los patios de la hacienda, limpiaba, seleccionaba, tostaba, molía, y para finalizar, esa cocina con ful olor a café, a las 6 de la mañana, gracias a mi abuela que ponía a hervir agua, y colaba el café -así como se hace en los andes-.

Primero fue el café el que me enseñó que los procesos tienen su tiempo, que difícilmente algo que valga la pena se crea de un día para otro. Luego vino la arquitectura a reforzar, a redescubrir esa similitud. Hoy no me queda la menor duda de que saber de procesos es entender de paciencia. Y lo dice alguien super impaciente, sobre todo, en la cocina. Habrá que hacer pan, para practicar eso, diría Vif.

Pero, ¿Qué es un proceso?

Según definicion.mx: “Un proceso es una secuencia de pasos dispuesta con algún tipo de lógica que se enfoca en lograr algún resultado específico”.

Los procesos terminan por ser mecanismos de comportamiento de la naturaleza y también de nosotros, los humanos, para mejorar la productividad de algo o establecer un orden en alguna situación.

Un proceso es entonces tiempo, transformación, y sí, mucha paciencia.

Los procesos son uno de los puntos de encuentro entre el humano y la naturaleza, una de las cosas apre(he)ndidas de la vida. @vainascooltas

El café y la arquitectura están llenos de procesos

Un cafeto da frutos, por lo general, entre uno y dos años después de sembrado. Un proyecto de arquitectura quizá no dure tanto, o sí, o no, o sí, o más. Todo dependerá de la complejidad del proyecto, del arquitecto y de las nece(si)dades del cliente, por supuesto.

Lo cierto es que en procesos, el café y la arquitectura son bastante similares. Su desarrollo es un tiempo para respirar profundo, apreciar las horas, los días, el crecimiento de las plantas (las del café y las arquitectónicas 😝). Meses de preparar un proyecto entero, para que cuando se puedan recoger los frutos ya tengamos todo en marcha.

Ambos tienen procesos naturales y artificiales. Sólo que a la inversa, quizá. Veamos.

El café

  • El café empieza por su fase más natural de todas: plantarlo, y esperar la cosecha después de muchos días, noches, lluvia, y no tanto sol (ojo, para ésto es importante que las matitas de café estén sombreadas, naturalmente por matas más altas, como las de plátanos, algunos frutales o incluso cacao. Así le sacas partida doble a la parcela).
  • Recoger los frutos es una delicia, porque a pesar de saber que ahora es que se viene lo bueno, es todo un logro, además de que aquí puedes empezar a catar el fruto del café, sí, en crudo. Va a saber un poco a café aguarapado, dulcito.
  • Le sigue la limpieza y luego el secado -muy muy importante-, y no es cuestión de agarrar un secador, meterlo en la secadora o de un ratito nomás; la selección. Uuf, todo es tan importante, todo es un disfrute también.
  • Ahora se cura, se quita el pergamino (la concha/cáscara que recubre el grano), y se clasifica.
  • Y… 3… 2… 1… viene una de las partes más bonitas: el tueste, ése que desprende todo el olor posible de un grano y te lo tragas entero por la nariz. Después de aquí es una una vainita nomás.
  • Viene el molido, que será más o menos grueso, dependiendo de qué cafetera tiene usted.
  • Y por fin, el mejor momento de todos: la cata final, la degustación, el encuentro del paladar con uno de los elixires de la vida (el otro es el vino).

La arquitectura

  • La arquitectura, en cambio, empieza desde el sentido más humano y el principio más básico y esencial de vida: la necesidad de refugio.
  • Continúa con un montón de gente reuniéndose mientras intenta ponerse de acuerdo por dónde empezar, qué abarcar, definiendo lineamientos (algo así como si los cafetos, los árboles de sombra y las condiciones climáticas tuvieran que ponerse de acuerdo en avanzar hacia el mismo lado).
  • Le sigue un grupo de esclavos trabajando día, noche y madrugada para poder llegar a tiempo a la entrega del proyecto debido a todos los inconvenientes en el intermedio a razón de las nece(si)dades del cliente. Creo que no hemos aprendido mucho de la naturaleza, a la que no le pedimos trasnochar y le respetamos sus tiempos.
  • Hasta que por fin llega el momento de poner la piedra fundacional. Algo así como dejar el café listito para tostarlo. No es el fin, pero es un punto muy importante del proceso, un punto de inflexión.
  • Luego de esa piedra viene la otra y la otra. Hasta que llega el momento de degustar el espacio, de habitarlo pues. Es el clímax del proceso, es el final de un ciclo y el principio de otros.

La degustación del resultado de ambos procesos, café y arquitectura, es una cuestión de sentidos. Es tacto, paladar, oído, vista y olfato. Es impresionarnos con lo que vemos, es sentir la calidez de su estructura, su composición, es dejarnos llevar por el olor que produce su cuerpo, es apreciarle tal y como nos lo han servido. De allí que un montón de historias, vivencias, cuentos y anécdotas vienen consigo, detrás de todo.

El café, en definitiva, como la arquitectura, es una cuestión de procesos y experiencia sensorial. ¿Y si disfrutáramos de la arquitectura como lo hacemos con una taza de café -y viceversa-? Seguramente tú, como yo salivamos con estas imágenes. ☕🏗


Ayúdanos a posicionarnos en Google


Apúntate al Newsletter semanal y entérate de algunas Vainas Cooltas.

Procesando…
¡Yei! Ya estás en la lista. Gracias, gracias.

Si nos brindas un café ☕, un chocolatito 🍫 o un vinito 🍷 contribuyes a seguir desarrollando más contenido.

CONTRIBUYE


Quédate por más, estos son los posts relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.