Del comfort place a la arquitectura emocional

Todos tenemos un lugar favorito, ése que nos gusta habitar por el mero hecho de que nos alivia, nos enriquece, uno donde podemos crecer emocionalmente. De cómo identificar si un comfort place está acentuado por arquitectura emocional.

Este artículo es la continuación teórico-emocional de «Sentirse en casa. Introducción al Comfort Place».


De entrada se encuentra el post narrado, comentado, chalequeado y sin edición de Vainas Cooltas: aquí se vale meter la pata, toser, tomar agua, reír y corregir. Si usted es una persona sumamente atareada, oigalo; si usted es una persona seria en la vida, léalo; y si usted es pana, compártalo.

Estamos por Spotify también, para que nos sigan pues.


¿Por qué tanto «comfort» por un lado y tanto término anglosajón por otro? La verdad es que nos gusta el bienestar como estilo de vida; y por ende las palabras que conlleven a ello serán parte de nuestro léxico.

Vamos primero a definir los términos y luego sí a filosofar, porque necesitamos instruirnos un poco antes de inventar. 🤓📚

Según el diccionario de Cambridge en inglés:
«Comfort», en español Confort: «Una agradable sensación de estar relajado y sin dolor».

Según definiciones:
«Place», en español Lugar: El término se utiliza de diversas maneras. Puede llamarse lugar a un sitio o a una zona. Un lugar puede aludir a un área pequeña, como una habitación; o a un territorio mucho más grande, como un país o hasta un continente.

Un «comfort place» entonces viene siendo algo así como un espacio/tiempo mágico, un momento (por tiempo) y un punto (por espacio) en el que nos sentimos como en los brazos de la persona que amamos (el abuelo, por ejemplo), o como en un supermercado frente a la sección de vinos, o de chocolates 😍; pues finalmente es un lugar que nos regocija.

En esta vida todos tenemos un lugar favorito, ése que nos gusta habitar por el mero hecho de que nos alivia, nos enriquece, uno donde podemos crecer emocionalmente.

Por cierto, una vez leí (mi fish memory no me deja recordar exactamente dónde fue), que un estudio psicológico demostraba que sólo nos toma cinco minutos para capturar la emoción de un lugar y decidir si nos gusta. Después si nos vamos o no es decisión de cada quien, así que no le echen la culpa al lugar; más bien a la disociación cognitiva. 😜

Ahora bien, vamos un poco con teoría y a definir de dónde viene todo ésto de las emociones en relación con los lugares,

¿Qué es eso de arquitectura emocional?

Empezaré por apuntar que una vez Cristina Villanueva relató en su ensayo: Espacios, Diseño y Arquitectura (2015),
“La arquitectura es más que una construcción de espacios lógicos y funcionales. La arquitectura es una obra de arte. A través de ella, nosotros como personas, habitamos los espacios para poder apreciar y sentir distintas emociones al estar en nuevos ambientes”.

La arquitectura emocional se inicia en México por allá en el S. XX. Fue el escultor mexicano –de origen alemán- Mathias Goeritz, quien enfrenta el término por primera vez, con su obra ‘El Eco’, museo edificado en la ciudad de México e inaugurado en 1953. “El museo fue diseñado como una estructura poética cuya disposición de corredores, techos, muros, recintos y vanos llevaban a sus visitantes a reflejar su experiencia del espacio en un acto emocional; este concepto desafiaba los intereses -cada vez más dominantes- del Funcionalismo durante esta época”, narra Goeritz. El escultor termina por concebir su edificio como una escultura penetrable, por aquello de lo emocional, íntegro y multidisciplinario.

Arquitectura emocional en carne y hueso, por Mathias Goeritz.

La arquitectura emocional se basa en la funcionalidad, donde aquella edificación habitable utiliza el color, la iluminación y el agua para crear armonía causando sensaciones.

Otro de los arquitectos que se dedicó a acentuar las emociones dentro de los espacios fue el mexicano Luis Barragán. Su obra se caracterizó por la creación de espacios lúdicos, estableciéndolos a través de distintos planos de luz, diversas texturas y colores.

Una de las obras de Luis Barragán, llena de momentos y sabores.

Antes de continuar, les comento que la arquitectura emocional comulga con el diseño emocional, y para entendernos un poco más, citaré a Pieter Desmet, quien es doctor en Diseño de Emociones:

“La emoción es parte de la naturaleza humana y la mayor parte de nuestro comportamiento, la motivación y el pensamiento se enriquecen influenciados por las emociones. El mundo que nos rodea, y todo en él, tiene una influencia constante en nuestras emociones».

Ser humano es ser emocional

Sería inocente pensar que un espacio BIEN DISEÑADO no provoca emociones. Los arquitectos debemos diseñar buscando el lado emocional del espacio, generando recorridos que proporcionen sensaciones al espectador; así logramos que se habite el lugar, y entonces se aprehenda.

Ojo, que no todas las emociones son positivas, pues algunos espacios pueden provocarnos la decepción, vergüenza (y esto pasa mucho 🙄), asco, desprecio, miedo, ira y cualquier otra emoción que hayamos podido experimentar en respuesta a eventos, circunstancias o visitas.
Pues no, no todas son positivas, PERO en este equipo trabajamos (y lo seguiremos haciendo) para que los proyectos, las lecturas, las ideas, las asesorías y todo lo que creemos, sea positivo.

“Emotions are contagious. We’ve all known it experientially. You know after you have a really fun coffee with a friend, you feel good. When you have a rude clerk in a store, you walk away feeling bad.”

-Daniel Goleman-


Si tienes una consulta, una idea, una propuesta, aquí estamos para hacer empezar a hacer feedback. Mándanos un mensaje al formulario de contacto con los datos correctos.


Si le gustó el post, comparta que eso enriquece. 😎 Si lo suyo es una conversa o un café, comente que eso embellece. 🤓

2 Comentarios

  1. Pingback:Érase una vez... De arquitectura y narrativa - Vainas Cooltas

  2. Pingback:Diseño y Diáspora. Nuestra primera entrevista - Vainas Cooltas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.