El Color en el Mobiliario Urbano

Fotografía de Anna Marquès Banqué / @AnnilinaPhoto (tomada en Barcelona – España)

El diseño de mobiliario urbano genera una respuesta estética, funcional y ergonómico que ha de ser adecuado al uso del espacio público, la identidad que proyecta y los parámetros que lo limiten (regulacion, condiciones climáticas, materiales, etc). Para ello es fundamental la comprensión del medio y una lectura detenida de su comportamiento dentro del marco donde vaya a ser ubicado, más si se trata en zonas con peculiaridades constructivas, como por ejemplo, cascos históricos.
Una de las características que debe ser tomada en cuenta, por su condición representativa y comunicativa es la «Ergonomía del Color», que ayuda a la adecuada relación del entorno con la psique de quien lo habita, a través del lenguaje semiológico del color, como vehículo de información cromática, de experiencias perceptivas, sensaciones y comportamientos.
Cuando se proyecta a través del color en el mobiliario urbano, hay que plantearse que entran a formar parte de ese juego cromático, factores como el ambiente y los usuarios, para dar respuestas tanto psicoperceptivas, como operativo-funcionales.
Teniendo en cuenta que el fin del amueblamiento urbano es hacer más habitable y confortable los espacios públicos y atendiendo al carácter psicoperceptivo, se ha creado una especia de argot cromatico urbano, una especie de convencionalismo así:

  • Las papeleras son verde como símbolo ecológico y de limpieza.-
  • Los bancos son de madera al natural por su calidez, o se pintan de verde en jardines para armonizarlo con el ambiente ajardinado, proporcionando una sensación de reposo, descanso, etc.
  • Las luminarias se consideran puntos luminosos donde, lo importante es el foco luminoso y la abstracción del soporte que es gris.
  • Las señales verticales informativas donde lo que importa resaltar es la propia señal, procurando abstraer el soporte con el gris como color.
  • Las bocas de riego sean azules.
  • Las bocas de agua contra incendio sean rojas.

El mobiliario urbano debe proporcionar al usuario la capacidad de discriminación y transmisión del mensaje a través de su cromatismo. De otro modo visto, estos objetos han de ser cómodos en su funcionalidad, para un fácil acceso de uso y  fácil percepción, procurando una relación funcional cómoda entre el hombre y el ambiente.
Texto tomado y en su mayor parte parafraseado de: Vélez, M; Diseño ergonómico del color: el mobiliario urbano, 1993.

0 Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.