¿Qué es Food Design? y ¿Cómo se come eso? 🤔

El Food Design se come con todo gusto cuando el pensamiento de diseño innova en el área de alimentos, materia prima de propuestas que proporcionan bienestar y satisfacen gustos. Ha sido por mis andanzas con el pan que he experimentado la maravillosa sinergia del diseño y la comida.


De entrada se encuentra el -intento de- podcast de Vainas Cooltas: aquí se vale meter la pata, toser, tomar agua, reír y corregir. Óigalo, léalo, compártalo.


Food Design

El Food Design se come al pensar en los alimentos como la materia prima de una propuesta de diseño; propuesta que es comestible, o que interviene en el sistema alimentario o que es parte de la experiencia de comer, es decir, no estamos hablando únicamente de diseñar y producir un alimento sino de elementos y actividades relacionados con alimentarse.

Es importante tener claro que la Gastronomía es el arte de preparar comida, mientras que Food Design es una disciplina que aplica estrategias y metodologías de diseño, que impulsan la innovación en alimentos y comidas. El Food Design es como combinar cocina con pensamiento de diseño; por medio del alimento se empatiza, se define, se idea, se prototipa y finalmente -ñami ñami- se experimenta, se come, se disfruta.

Para muestra un pan.

Vamos al Grano ¿Qué es el Food Design?

El Manifiesto de la “Associazione per il Disegno Industriale” (ADI) propone que el Food Design es la representación anticipada del acto alimenticio. Sonnia Massari, profesora de diseño y directora de Gustolab, establece que es el uso de metodologías de diseño en las actividades de producción, transformación, distribución y consumo de alimentos y comidas.

Tiene sentido, porque todo lo que se haga desde el diseño es muy a lo René Descartes, se piensa primero antes de que exista. Y es que, el diseño debe tener en cuenta todo el ciclo de vida y de producción de cualquier cosa que se invente.

Ampliando la primera definición y fusionando varios conceptos por ahí*, tenemos que:

Food Design es una disciplina proyectual de resolución de productos, espacios, servicios o sistemas de, o relacionados con, alimentos y comidas; que aplica estrategias y metodologías de diseño, con el objetivo de mejorar los hábitos de vida actuales y favorecer la relación del alimento o comida con todos los agentes implicados (consumidores, comerciantes, productores, entes reguladores).

Se caracteriza por: contextualizarse al ambiente y a las circunstancias de consumo, basarse en requerimientos sociológicos, antropológicos, económicos, culturales y sensoriales; e impulsar la innovación funcional, tecnológica y/o de significado; en cualquiera de sus instancias: producción, transformación – preparación, distribución – presentación – comunicación, comercialización – consumo – apropiación y postconsumo – eliminación.

*Los conceptos fusionados son los de: ADI. Food Design Manifesto. IFDS International Food Design Society. Red Latinoamericana de Food Design. OJO, que este concepto puede estar en constante actualización, como ocurre con el de Diseño Industrial.

El Food Design no es mero food styling, pero sí terminan siendo muy bonitos sus resultados. El Food Design nada tiene que ver con el mal uso de etiquetas como gourmet o artesanal; por el contrario, conceptualiza y produce en base a sus verdaderos significados.

Ahora, si lo que quieres es iniciar en el mundo del Food Design, te recomiendo seguir a la Doctora Francesca Zampollo, con su particular acento en inglés. Ella ha sido mi guía en esta materia, mientras yo he sido una aprendiz autónoma.

Food Design, is fun, is functional, give you choices, is iconic, is weareable… Food Design it’s just beautiful! – Francesca Zampollo

Siempre Food y Design

Yo vengo de la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad de Los Andes, pionera en Venezuela, y de la escuela de cocina de la madre arquitecto, maestra en hacer comfort food. Ambas instituciones me han nutrido el alma y llenado de gratos momentos. Sin embargo, no fue sino hasta ya entrada mi adultez y con un recorrido como profesora y diseñadora que vine a experimentar esta sinergia increíble, de la mano del pan. Y es que, en base a lo vivido, la relación entre diseño industrial y cocina es directa, ambas actividades buscan producir con una materia prima y un objetivo en particular: bienestar, mejora de la calidad de vida.

En mis años de universidad quedé encantada con el diseño de cada uno de los autos de Giorgetto Giugiaro, pero cuando vi que había diseñado pasta, la Pasta Marille en 1983, quedé verdaderamente encantada. El proyecto se inició con la idea de crear una pasta con varias secciones, con bajo consumo de salsa y que, independiente del tiempo de cocción, la intersección central quedara al dente, caracteristica indispensable en el gusto de los paladares italianos. Ese fue mi primer encuentro con el diseño aplicado a la comida.

La pasta, así como el automóvil, es un ejercicio de estructura. Cada pasta está diseñada para trabajar con una salsa específica, y lograr una combinación armónica en texturas.

Giorgetto Giugaro

El diseño de productos me ha abierto la mente, me ha hecho explorar diversos escenarios, a tal punto que lo que lo nunca consideré hacer, lo hago: trabajar con alimentos; con pan para ser específica, de masa madre para ser exacta. El pan es, hasta la fecha, el producto que más me ha hecho aplicar el diseño y su gestión en actividades como: investigación de mercado y tendencias, búsqueda y creación de oportunidades, ideación, desarrollo de conceptos, aplicación de metodologías, identidad, estrategias y comunicación, procesos de producción tradicional, estandarización y escalabilidad, experimentación constante, comunicación en RRSS, fotografía y copywrite para instagram y twitter, packaging y, obvio, vínculo emocional.

Así como el plywood fue el material por excelencia para los Eames, el acero para Mies Van der Rohe, la harina lo ha sido para mí.

El proyecto que ideé y me introdujo al mundo del Food Design lo puedes ver en mi portafolio, el mismo que está en las Memorias del 5to Encuentro Latinoamericano de Food Design (en la pág. 235) . Los panes que hago y las reflexiones que escribo los puede ver en mi timeline de twitter, o en mi feed de instagram.

Para terminar, el postre

Las propuestas de Food Design mejoran nuestra relación con los alimentos y por ende nuestra calidad de vida. Es materia prima de nuevas experiencias, formatos y métodos y por ser de carácter integral, su visión sistémica y su transdisciplinariedad convoca conocimientos, experiencias y visiones de diversos campos complementarios. Sooo industrial design.

El Food Design tiene que ver con una visión sistémica y no con el mal uso de etiquetas como: gourmet o artesanal. Tiene que ver con salud e identidad, con placer y ética. Todos podemos ser diseñadores de alimentos; al producir, transformar, operar, consumir y apropiarnos de la comida.

Bien lo dijo un amigo

Relevante y oportuno es hacer del diseño un elemento vinculante dentro de la experiencia de intercambio humano más común, la alimentación.

José Ramón Más

Puedes revisar más material del asunto en:


Si necesitas una asesoría, una idea o una propuesta envíanos un mensaje al formulario de contacto y hablemos en privado 😏. Si lo tuyo es una conversa, COMENTA (más abajito) que eso es bonito 🤓 y si te gustó el post, COMPARTE que eso está bien 😎.

6 comentarios

  1. Pingback:Comfort Food. La comida que te hace sentir en casa. – Vainas Cool-tas

  2. Pingback:La Sencillez. El preludio - Vainas Cooltas

  3. Pingback:Manual de Food Design a lo venezolano - Vainas Cooltas

  4. Pingback:Diseño y Diáspora. Nuestra primera entrevista - Vainas Cooltas

  5. Pingback:La Identidad en un Chocolate con Saní. De Food Design y Diseño Emocional - Vainas Cooltas

  6. Pingback:Crea una masa madre, diseña tus panes & stay safe - Vainas Cooltas

Comenta, que eso es bonito

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.