Olor a pan. Olfato y emoción, una ecuación perfecta

El olor a pan recién horneado, uno de los más mágicos. Olfato, una dimensión sensorial que poca atención prestamos -al diseñar- y posiblemente una de las que más emoción da.

De entrada se encuentra el post narrado, comentado, chalequeado y sin edición de Vainas Cooltas: aquí se vale meter la pata, toser, tomar agua, reír y corregir. Si usted es una persona sumamente atareada, oigalo; si usted es una persona seria en la vida, léalo; y si usted es pana, compártalo.

Este es el inicio de nuestras andanzas en Spotify, pero para que nos puedan oír en Venezuela sin restricción te dejamos a SoundCloud por aquí.


Me topé por enésima vez con uno de esos hermosos hilos que se encuentran en twitter, porque en efecto existen; más allá de los necios, los haters y las noticias, hay un mundo interesantísimo en esa red social. Ese hilo hablaba sobre el mágico mundo de los olores. De las respuestas que leí me percaté que en muchas, muchísimas para ser exacta, se hacía referencia al pan como uno de los preferidos.

No me sorprende que el olor a pan recién horneado sea uno de los más mágicos para la gente, y es que «el olfato (…) no se procesa conscientemente. La información va derechito a nuestros centros de emoción y memoria». Aquí el artículo que indaga sobre el porqué nos gusta su olor.

Olor a pan: despierta pasiones y abre carteras

El olor a pan recién horneado es uno de los reyes del marketing sensorial, invita a la compra, potencia el consumo. Como no todo el mundo hornea a cada rato se ha extendido el uso de ambientadores con aroma a pan en tiendas, supermercados, cadenas de comidas y centros comerciales. Ese olor ataca narices y billeteras, despierta la sensación de hambre, hace recordar y provoca que se consuma cualquier cosa, aunque no sea comestible o no haya sido planificada. Es sumamente efectivo para seducir, alborotar el consumo y para vender; porque muchas de nuestras decisiones de compra son emocionales.

Muy emocional lo del olor a pan

El pan es fundamental en la existencia humana, es MEMORIA. Como diseñadora de productos me he dedicado a estudiar su ciencia, su arte y su dimensión cultural. Él se ha convertido en la herramienta perfecta para experimentar y es un excelente medio para ejercer mi pasión, el diseño. Durante toda mi vida he acercado mi nariz al pan, bien como una afanada catadora de panes, bien como una desarrolladora de tales. En ese sentido, y como he hecho muuuchos panes, creo que me acostumbré al olor de mi pan recién horneado y ya ni lo siento, sin embargo el de otros panaderos sí se me hace presente en nariz. ¿Curioso, no? Lo cierto es que ahora me fijo más en el olor de la miga, a la que hay que pegarle las fosas nasales, y enloquezco con el de la masa madre porque de ella salen las más increíbles notas.

Como he estado expuesta a tanta masa, tanta levadura, variedad de ingredientes y lógicamente muchísimo pan, creo que he entrenado mis sentidos en función a la elevada calidad que se busca en productos artesanales. Puedo deducir si es de fermentación larga o corta, si usa levadura industrial, si se usa margarina o mantequilla. Call me, Gerente de Necedades. Ja! 😜

Les cuento una anécdota linda. Con algunos panes de masa madre y harina de trigo integral, he logrado que mi familia recuerde el pan de su niñez. Al primer mordisco sus papilas gustativas se activaban y les hacía viajar a aquella época en donde compartían con mi bisabuela Mamá Pancha, una mucuchicera que hacía pan con el trigo que ella cultivaba en el páramo merideño. Yo jamás la conocí, pero sí la pude recrear. Eso fue una toda experiencia de Comfort Food.

Otra anécdota, no tan linda pero sí de fortaleza. Una vez en un evento y rodeada de gente, di un mordisco que me hizo soltar una lágrima de guayabo, porque fue a un pan de aquel proyecto que hice y que… ¡bueh!, vainas de la vida. Fue la última vez que lo probé, no volví a ese sabor, no quise que algo tan noble como el pan me hiciera llorar. Para darme fuerza y bienestar hice un nuevo sabor, creé a Vivita, mi masa madre: más sutil y femenina. Ahora disfruto mucho y cada día más de mi producto.

Definitivamente el pan es EMOCIÓN, es confort, hogar, sabrosura y su olor así lo presenta.


Si le gustó el post, comparta que eso enriquece. 😎 Si lo suyo es una conversa o un café, comente que eso embellece. 🤓

2 Comentarios

  1. Pingback:El espacio del migrante, ¿propio o ajeno? – Vainas Cool-tas

  2. Pingback:Diseño y Diáspora. Nuestra primera entrevista - Vainas Cooltas

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.