Inicio » El Blog » Pan y Diseño. Una Hogaza de Cultura

Pan y Diseño. Una Hogaza de Cultura

El pan es a la humanidad, lo que el diseño es -hoy por hoy- a la creación; fundamentales. Acá vamos a hacer un paralelismo entre pan y diseño, dos representaciones de la cultura del ser humano.

pan y diseño


Les cuento que decidí ser diseñadora en 2do año de bachillerato, lo tenía claro. El pan, aunque siempre presente en mi vida por ser una empedernida buscadora de lo mejor que hubiese en la panadería, no llegó a mi vida como proyecto sino hasta el 2014. Jamás me había imaginado entrar en la rama del alimento como negocio, pero ocurrió. Desde ese momento experimento ese match divino del pan y el diseño, y por eso estoy metida en #MateriaDePan. Aquí les comparto un poquito del paralelismo que encuentro entre ambos, para que amplíen la visión del pan y vean lo amplio que es el diseño. 😉

Par de libros bellos, uno de pan y otro de diseño

Hay un libro bellísimo de Miro Popic sobre el Pan de Jamón, uno de los máximos representantes de la gastronomía venezolana, que conquista paladares en la cruzada migratoria de nuestros sabores. En él se habla de los misterios y motivaciones del pan:

La preferencia por el pan tiene raíces culturales y sociológicas muy definidas y hasta podríamos decir que es el más poderoso de los mitos, (…) algo que tiene vida, que proporciona modelos a la conducta humana y confiere significación y valor a la existencia.

Miro Popic

Hay otro libro bellísimo, El Alma de Los Objetos por Luján Cambariere, una mirada antropológica del diseño, que se inicia con una afirmación que hace suspirar «el diseño nos atraviesa», y es que:

Todo lo creado en el mundo contemporáneo es responsabilidad del accionar de un ser humano con voluntad de pensar, organizar y ejecutar, en eso consiste el proceso de diseño.

Luján Cambariere

En ambas frases hay keywords en las que el pan y el diseño se encuentran: vida, modelo, conducta, humano, proceso y valor. El pan como alimento básico y el diseño como actividad proyectual y creativa, el pan como resultado de un proceso estratégico, el diseño como alimento de la creación. Ambos se enriquecen con las investigaciones de las ciencias sociales, como la antropología y la sociología en las que se escudriña la cultura que, generalizando a lo Herkovits, es la parte del entorno humano hecho por las personas. Y ¡bueh!, esto da entrada a:

Pan y Diseño. El paralelismo

Con la intención de hacer un paralelismo entre el pan y el diseño, planteo que ambos son el resultado de un proceso sumamente humano: entender, explorar, definir, desarrollar, evaluar, beneficiar (esta actividad debería tomarse más en cuenta); en resumen idear y hacer. El pan y el diseño son expresiones de la cultura, actividades adaptativas porque se acoplan al entorno, y esto se da por el entendimiento y la exploración del lugar y sus variables, en consecuencia la definición del pan a consumir, del producto a usar. Para su desarrollo hacen uso de los recursos que se dispongan: la materia prima, las técnicas y herramientas. Ambos han de cumplir con las expectativas de las personas, quienes evalúan si en efecto el pan y el diseño aportan valor a sus vidas; y desde mi posición de diseñadora y panadera entusiasta sí o sí la calidad y el bienestar han de estar.

Una hogaza de cultura
Pan y Diseño. Mente y materia se juntan para proveer; el pan de nutrientes y saciedad, el diseño de utilidad y funcionalidad, ambos de bienestar y placer. Clic para tuitear
Diseño en la vida. Centro Metropolitano de Diseño. Buenos Aires

Hacer pan y diseñar es complejo, son procesos que demandan mucho tiempo y estudio, requieren desempeño mental y manual. Sin embargo en el marco de esas actividades hay un espacio ideal para la experimentación. En ambos se parte de entender a las personas, la sociedad, por consecuencia la cultura; de esta manera el resultado será mucho más acertado. Son procesos exploratorio, cíclicos. Tiene un conjunto de herramientas no estáticas, sino adaptativas. Ambas actividades se enfocan en gestión.

Y como de repente también se juntan, acá les dejo un artículo sobre la sinergia food + design.

Una Hogaza de Cultura

A saber, un pan grande y redondo se le conoce como hogaza (su variación en Venezuela es el pan campesino); un pan así no pasa desapercibido, tiene presencia, carácter y es obra del esmero, así como el buen diseño.

El pan es fundamental en la existencia humana, el diseño es esencial para el desarrollo, ambos son representaciones de la cultura, que por cierto tiene muchas acepciones. Para este paralelismo nos conviene resaltar el hecho que la cultura es el conjunto de saberes, habilidades y conductas de un grupo social, incluidos los medios empleados para comunicarse y resolver necesidades de todo tipo. Bastante diseño se puede ver ahí.

El pan en esencia es humano y armónico, su carga cultural es enorme. Este alimento es la representación de la humanidad, no existe región sin su pan, no existe persona sin saber qué es. A su vez diseñar productos te amplía el rango visual, en esencia es sistémico y estratégico, lo que supone un enfoque múltiple que involucra el entendimiento de la sociedad; la intención es lograr resultados viables, factibles, sostenibles (atributo tácito) y deseables, diferencial que seduce y hace que un diseño sea parte de la cultura.

Ya lo ven, el pan y el diseño tienen mucho en común, conceptualmente. Para finalizar par de:

Reflexiones de quien diseña y hace pan 😎


Ayúdanos a posicionarnos en Google


Apúntate al Newsletter semanal y entérate de algunas Vainas Cooltas.

Procesando…
¡Yei! Ya estás en la lista. Gracias, gracias.

Si nos brindas un café ☕, un chocolatito 🍫 o un vinito 🍷 contribuyes a seguir desarrollando más contenido.

CONTRIBUYE


Quédate por más, estos son los posts relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.