Inicio » El Blog » Semiótica Rapidita

Semiótica Rapidita

El buscón de RAE conceptualiza a la Semiotica (del gr. σημειωτική) como «el estudio de los signos en la vida social » su estructura y la relación entre el significante y el concepto del significado.

Abordar un producto desde su perspectiva semiótica, se basa en reconocer las relaciones que se dan entre sí mismo, entre los usuarios y el entorno.

La referencia gráfica está basada en el Modelo propuesto por  Alvise Mattozzi sobre el Análisis de la Semiótica de Objetos  «A model for the Semiotic Analysis of  Objects» S. Vihma y T. Karjalainen (eds.), Design Semiotics in Use. Helsinki  University of Art and Design Press. Helsinki, 2009.

Relaciones Interobjetivas. Denotación

El nivel de las relaciones interobjetivas alude al aspecto comunicacional del producto, en el que el objeto se manifiesta tal y como es. En este sentido, el «producto» se deben a su función.

Este nivel es dependiente de los niveles inter e intra objetual, de modo que solo se comunicará apropiadamente cuando las relaciones extensivas y constitutivas del producto son establecidas de forma correcta.

Relaciones Interobjetuales. Connotación

El «producto» en cuestión es útil al interactuar con un usuario, y es allí donde se manifiesta un segundo nivel; el de las relaciones interobjetuales, el cual corresponde con la acción de extensión. Dicho nivel inscribe el objeto con otros entes predisponiendo su comunicación.
En el «producto» la relación interobjetual se manifiesta en los puntos de interacción, en donde se accede, acciona o ejecuta alguna actividad.

Mito. La fusión de denotar y connotar

Lo esencial se conjuga para crear un mito, el cual, como lo señala Barthes, tiene «par de dobles funciones»: la primera es la de señalar y hacer notar al producto y la segunda es la de hacerlo entendible y a su vez impositivo.

Para entender apropiadamente, supongamos que el «producto» para señalar y hacerse notar, usa de sus características para diferenciarse e imponerse en el entorno. Para hacerse entendible e impositivo, denota correctamente su función y maneja el contraste para conformarse como hito.

Relaciones Intraobjetuales

Finalmente hay un nivel al que lo denominaré constitutivo, el de las relaciones interobjetuales; basado en las conexiones entre los componentes, formalizando la singularidad de cada producto. La integridad del «producto» se da por medio de una serie de piezas; que para efectos prácticos se organizarán en subsistemas elementales que conforman un todo, y sus nexos constituyen el nivel interobjetivo.

Metáforas

El uso de productos conocidos es recurrente para la generación formal e identificadora cuando se proyecta el «producto». Evidenciar la relación con elementos, máquinas u objetos similares facilitará el reconocimiento de su función y la lectura forma de uso.

A manera de conclusión, haré uso de la apreciación que realiza del tema, la diseñadora industrial, fundadora de NADA, profesora en la Universidad de Los Andes de «materias teóricas para el diseño» y sobre todo amiga, Carolina Pérez.

La idea radica en hacer que un proceso tan complejo como «el de la comunicación», termine generando discursos claros, sencillos y pertinentes, para que sea efectivo en su propósito inicial. Háblese de objetos, de arquitectura o producciones gráficas, la idea es que esos signos (índice, iconos o símbolos) sean reconocidos por el receptor del mensaje para que sean decodificados correctamente. Sencillo de escribir, todo un arte en la práctica.

@carolapuerta

0 pensamientos sobre “Semiótica Rapidita”

  1. Rafael Lacruz Rengel

    Hola Viviana, me parece interesante el modelo que presentas en este escrito. Creo pertinente recomendarte que aclares en la referencia de la gráfica del modelo que su autor es Alvise Mattozzino y no Vihma y Karjalainen (que realmente son los editores del libro donde se publicó dicha propuesta). Este modelo me recuerda las relaciones interfigurales e intrafigurales expuestas por Bonsiepe en su «Teoría y práctica del diseño industrial» (1978), sin embargo dudo que toda la semiótica de un objeto se pueda realmente abordar sobre la base de relaciones semánticas (relaciones inter-objetivas, en el modelo que presentas) y sintácticas (relaciones intra e inter-objetuales), ya que quedan sin abordarse los significados de corte «pragmático» (en el sentido que a este término le dá Morris). De esta manera queda subestimado el aporte de las «prestaciones» en la construcción de nuevos y posibles significados para los objetos (entendiéndose que «prestación» y «función» no son lo mismo). Finalmente, creo importante aclarar que – para Barthes – el mito no es una fusión del denotar y el connotar (como tu lo defines) sino parte de un sistema semiológico segundo y por ende distinto del de la denotación (que es parte del sistema semiológico primero). Tampoco el mito puede ser visto como una versión de la connotación, a pesar de ser parte del mismo sistema semiológico segundo según Barthes, ya que su dinámica constructiva es a la inversa: la connotación trabaja sobre la base de modificar la expresión del objeto mientras que el mito toma una expresión dada y le cambia su significado con una intención en particular. Más allá de esto, gracias por dejarnos conocer este nuevo modelo! Saludos. Prof. Rafael Lacruz Rengel

    1. Agradezco enormemente la aclaratoria que hace al respecto, en este tema que es tan vasto como la selva, yo me considero una simple turista a lado de Usted Profesor que lleva años escudriñando en la inmensidad de esta área.

Comenta, que eso es bonito

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.